ozonoterapia

La Ozonoterapia es la técnica que utiliza el ozono como terapia en la nueva práctica de la Medicina Biológica. Es el tratamiento más moderno alternativo, eficaz y básico para numerosas enfermedades específicas .Es una terapia netamente natural; no tiene contraindicaciones y con excelentes resultados desde el primer momento

PROPIEDADES:

Antiinfecciosas.

Antivíricas.

Antifungicas.

Antitóxicas

Antiparasitarias.

​Antiinflamatorias.

El ozono activa la circulación sanguínea, aportando oxígeno, dexintoxica el hígado,  reduce los niveles de colesterol y ácido úrico, eliminando los componentes sólidos de la sangre.

El ozono actúa como antioxidante; inmunomodulador (estimula a los glóbulos blancos, lo que aumenta las defensas del organismo ante agresiones externas como las infecciones, y la detección de células mutágenas que pueden producir cáncer o enfermedades autoinmunes); además a nivel de los glóbulos rojos se incrementa la liberación de oxígeno generando un mayor transporte de oxígeno a las células, mejorando la función celular y la circulación en general; y también es un poderoso germicida: elimina hongos, bacterias y virus.

Este conjunto de beneficios hace que las aplicaciones terapéuticas también sean muchas y para distintas enfermedades. Desde carcinomas; esclerosis cerebral y parkinson; hasta cistitis, trastornos circulatorios, cirrosis hepáticas, hepatitis y enfermedades vesiculares. También se tratan enfermedades reumáticas en general, poliartrosis, hernias discales, artrosis, tromboflebitis y varices; gangrena y ulceras diabéticas; colitis ulcerosa, colon irritable, eczema anal, fisuras y fístulas anales, hemorroides e infecciones genitales.

El ozono también se utiliza para curar la piel. Y el abanico de patologías es muy amplio: cicatrices, heridas resistentes a la cicatrización, dermatológicas en general (abscesos, fístulas, forúnculos, acné, etc.), quemaduras, hongos en general, herpes simple y zoster.

La ozonoterapia se utiliza con mayor frecuencia en las situaciones en que la medicina alopática no encuentra los efectos deseados. En el caso de pacientes en situaciones crónicas o críticas que hacen peligrar su vida o algunos de los miembros, como gangrenas, úlceras o problemas de visión, en especial cataratas, así como también infecciones generalizadas y problemas circulatorios.

El ozono cura porque mejora el metabolismo en forma integral. Por un lado, la circulación sanguínea mejora en los tejidos afectados. Por otro, el transporte de oxigeno y, por lo tanto el suministro de energía a las áreas inflamadas, es mejorado. Y también el sistema inmunológico es influenciado o estimulado de forma positiva.

 Los tratamientos son rápidos, eficaces y económicos. Y consisten en un número de sesiones que varían en cantidad y duración, según la afección que se trata. Las aplicaciones no tienen efectos adversos.

La mezcla gaseosa de oxigeno-ozono se puede aplicar de múltiples maneras. En forma local mediante una campana de vidrio o una bolsa plástica acorde a las distintas partes del cuerpo (pierna, brazo, etc.).

Además se le inyecta por vía intraarterial, subcutánea, e intramuscular.

La insuflación rectal se realiza aplicando directamente el gas por medio de una sonda fina, como si fuera un enema.

Otras aplicaciones se realizan a través de cremas. Estos productos al tomar contacto con el cuerpo, transmiten el ozono al organismo.

El ozono es un gas inestable que se descompone fácilmente a una velocidad que depende de la temperatura. Por eso, no deja residuos tóxicos ya que dentro del organismo se transforma en oxígeno.

Pero, a pesar de todas sus ventajas, la Ozonoterapia está contraindicada en casos de intoxicación alcohólica aguda, infarto cardiaco, alergias al ozono y embarazo. Estas contraindicaciones son debido al pequeño aumento de la presión arterial.

En el campo de la estética, son muchos los productos que ofrece la ozonoterapia. Como el ozono actúa en la piel como un poderoso activador celular, existen cremas, geles y emulsiones para el tratamiento del cutis o la piel en general. Combatiendo en gran medida la celulitis o como pantalla para las radiaciones solares.

El ozono también es utilizado como un potente inmunoestimulantes, desactivador del dolor y antiinflamatorio.

Ozono en Medicina y Efectos del Ozono

En el uso médico se utiliza una mezcla de O2 O3, también denominada Ozono Médico.

En el Ozono Médico el O3 se encuentra presente en concentraciones 30 veces inferiores con respecto al uso industrial (1 a 40 µg/mililitro de Oxígeno).

Efectos del Ozono en el metabolismo

Aceleración del uso de la glucosa por parte de las células.

Intervención en el metabolismo de las proteínas gracias a su afinidad con el grupo de los sulfidrílicos.

Reacción directa con los ácidos grasos insaturados que se transforman en compuestos hidrosolubles.

 Efectos Biológicos del Ozono

Acción directa, en la aplicación local, de tipo desinfectante y trófico.

Efecto sistémico antibacteriano y antiviral debido a la discreta formación de peróxidos.

Aumento en la flexibilidad de los glóbulos rojos.

Aumento de la producción, siempre a nivel de glóbulos rojos, del 2-3 difosfoglicerato, responsable de la liberación del O2 en los tejidos.

Mejoría del metabolismo del O2 a nivel de los glóbulos rojos por que induce un aumento en el uso de la glucosa, en la ruptura de los ácidos, y por la activación de enzimas que inhiben los peróxidos y las radicales libres.

La potente acción desinfectante local, antiviral y anti bacteriano sistémico, son responsables de una mayor acción bactericida, fungicida y de inactivación viral, que se realiza mediante la oxidación de los microorganismos. El mecanismo antiséptico es parecido al que el organismo usa normalmente con la formación por parte de los leucocitos encargados de la fagocitosis bacteriana, de una molécula con propiedades oxidantes, parecida a la del O3.

Vías de administración

Local: mediante aplicación de una campana plástica o de cristal donde se hace fluir el O2 O3. Esta metódica se utiliza sobre todo en presencia de úlceras de éxtasis venoso y en las úlceras de decúbito.

Sistémica: se inyecta por vía intramuscular, subcutánea, intrarticular, paravertebral e intradiscal.

Una metódica de suministración ampliamente utilizada es la autohemotransfusión, realizada extrayendo sangre venosa que se trata con O2 O3 para su posterior transfusión: gran autohemotransfusión, 100 a 250 cc / pequeña autohemotransfusión, 10 a 20 cc

Rectal: la insuflación rectal se realiza aplicando directamente el gas por medio de una sonda fina, como si fuera un enema.

Empleo del ozono en la Terapia de las Lipodistrofias Locales (“celulitis”)

El ozono es un gas de olor característico que representa una forma alotrópica del oxígeno. Es conocido como un gas tóxico para el hombre (Thorp 1950), pero amplias experiencias experimentales y clínicas han demostrado que se le puede suministrar al hombre sin ningún peligro con tal de evitar la vía inhalatoria (Gooch e coll, 1976; McKenzie y Knelson, 1977; Jacobs, 1981; Mattassi, 1985).

El ozono suministrado al hombre es capaz de influir sobre el metabolismo a distintos niveles.

El ozono muestra afinidad variada en relación con diversos substratos. Una afinidad particular existe, por parte del ozono, en relación con sustancias orgánicas insaturadas (que contienen un doble enlace), en particular hacia los ácidos grasos insaturados (fig. 1). El ozono reacciona a nivel de este doble enlace provocando su escisión según un mecanismo denominado ozolisis (Criegge, 1973; Srisankar y Patterson, 1979) (Fig.2). De esta forma las cadenas lipídicas se fragmentan con la pérdida de su carácter hidrófobo, transformándose en compuestos hidrófilos (Albers, 1960).

Esta afinidad hacia los ácidos grasos insaturados también se manifiesta en relación a la membrana eritrocítica, que como se sabe está compuesta, de doble capa de fosfolípidos, que contienen ácidos grasos insaturados. El ozono reacciona con la membrana provocando una cierta «relajación» y una disminución de la tendencia al aglutinamiento de los eritrocitos (Rokitansky, 1981; Wolf, 1979). Estos efectos, asociados a una mayor capacidad de cesión de oxígeno a los tejidos por parte de la hemoglobina, dan como resultado una mejor oxigenación de los mismos (Rokitansky, 1981).

Ya se sabe que la adiposidad localizada es una acumulación de grasas en células específicas, los adipocitos. La forma adipocita, almacena y descompone fundamentalmente triglicéridos, formados por una molécula de glicerol unida a tres cadenas de ácidos grasos, prevalentemente insaturados (ácido oleico, palmítico, palmitoleico, linoleico, etc. ). La adiposis almacena los triglicéridos desarrollando su capacidad de dilatación (Creffin y coll. 1981).

La «celulitis» es una degeneración particular del tejido adiposo caracterizada en una primera fase en la que existe una reducción de la microcirculación localizada. Histológicamente se observa una destrucción de las paredes capilares con estasis sanguíneo.

Esta alteración provocaría un edema («celulitis edematosa»). El edema provoca una respuesta del tejido adiposo con laceración de la membrana celular y fibriloposis que culmina con la formación de tejido conectivo esclerótico y micronódulos.

El mecanismo de acción del ozono en la celulitis se desarrolla en dos niveles:

1) Reducción de las cadenas de los ácidos grasos insaturados que de hidrófobos se convierten en hidrófilos. Esta modificación estructural tendría que facilitar la eliminación. Que el ozono sea incluso capaz de disminuir el número de células adiposas, provocando la lisis es una hipótesis bastante azarosa dado que las células normales poseen mecanismos bioquímicos protectores contra la hiperoxidación. De todas formas, la lisis sólo se podría obtener mediante inyecciones locales a elevada concentración de ozono que resultarían muy dolorosas.

2) Mejoría de la oxigenación de los tejidos debido a la acción sobre la hemoglobina y los glóbulos rojos. Además también se puede hipotetizar una acción trófica o «regeneradora» sobre la pared capilar, que sin embargo todavía necesita demostración.

La técnica de suministración tiene tres posibilidades:

  1. a) inyecciones locales de oxígeno-ozono;
  2. b) balneoterapia ozonizada;
  3. c) aplicaciones locales de aceites ozonizados.
  4. a) La terapia utilizando las inyecciones locales es la que garantiza, sin lugar a dudas, los mejores resultados. La técnica consiste en inyecciones subcutáneas en la región «celulítica» de una cantidad variable de ozono (20-100 cc y más) usando tan solo una aguja de poquísimo diámetro (26-30 G).

Es importante que la inyección se realice subcutáneamente y en profundidad y no superficialmente para evitar la eliminación demasiado circunscrita de adiposidad; además la inyección demasiado superficial está demostrado que es mucho más dolorosa que la profunda. La inyección profunda permite al gas una amplia difusión, inmediata y tardía hasta tal punto que a menudo es suficiente una sola inyección por miembro. Por estos motivos es desaconsejable además de inútil el multiinyector de mesoterapia.

La sensación dolorosa cambia de sujeto a sujeto; con frecuencia es mayor cuanto menor es la cantidad de adiposidad presente; sin embargo, esta observación no se debe tomar como regla general porque a veces se observa lo contrario.

Para reducir el dolor se pueden utilizar los siguientes artificios técnicos:

– Disminuir la velocidad de inyección;

– Disminuir la concentración de ozono. La experiencia nos ha enseñado que no son necesarias elevadas concentraciones: es suficiente trabajar con valores de 10-15 microgramos/cc de ozono;

– Interrumpir la inyección cuando ésta sea dolorosa y pinchar en otro sitio.

Las principales ventajas con inyecciones locales de ozono en las adiposidades localizadas en relación con la mesoterapia son las siguientes:

– Ninguna posibilidad de reacciones alérgicas (el ozono no posee características antigénicas);

– Ningún riesgo de que aparezcan pigmentaciones locales que sin embargo, a veces, pueden aparecer después de inyecciones locales de fármacos;

– Óptima difusión del gas que no necesita el uso del multiinyector;

– El efecto local prolongado y buena modelación del miembro debido a una reducción homogénea de la adiposidad.

Además hay que añadir que la experiencia de quien esto escribe ha demostrado que los resultados mejores se obtienen no efectuando tan solo la terapia local sino asociándola con otras técnicas que tengan efectos hiperemizantes y drenantes como las siguientes:

– Masaje drenante;

– Linfodrenaje;

– Hidromasaje;

– Presoterapia y otras.

  1. b) La balneoterapia ozonizada utiliza aparatos que hacen burbujear ozono directamente en el agua. El oxígeno naciente que se produce en el agua penetra en el cutis hasta las capas profundas, sobre todo después del ablandamiento de la capa córnea cutánea debido a la acción del agua (Tattoni y coll., 1979). Los resultados obtenidos son menos válidos que los de la inyección local por una cuestión de dosificación; a pesar de esto, el efecto es bueno sobre todo si lo asociamos con otras terapias conjuntas de tipo drenante.
  2. c) Los aceites ozonizados tienen la propiedad de liberar lentamente ozono y además de un efecto desinfectante, tienen la propiedad de estimular la circulación local sanguínea (Gäbelein, 1974). Se pueden aplicar localmente mediante masaje prolongado y junto a las inyecciones de ozono. Estos aceites se pueden preparar haciendo burbujear ozono directamente en el aceite (útil el aceite de oliva) durante aprox. 30 minutos. La experiencia actual con estos aceites es todavía bastante limitada.

Para concluir quisiéramos hacer notar como el ozono se demuestra un óptimo componente para las terapias de las lipodistrofias localizadas. Por lo que podemos afirmar que este seguramente se ha demostrado superior a otros métodos de reducción, sobre todo por la total ausencia de efectos colaterales y por su óptimo efecto local. Si embargo no hay que olvidar que los mejores resultados se obtienen en asociación con otras técnicas drenantes.

WhatsApp 2281278983

Llama Ahora 8182385