RADIOFRECUENCIA

La Radiofrecuencia es uno de los procesos de rejuvenecimiento facial más avanzado que a través de la transferencia de energía en forma de calor a los estratos más profundos de la dermis, logra la estimulación de la producción de colágeno, eliminando los signos del envejecimiento de la piel y devolviéndole una apariencia juvenil y lozana.

La radiofrecuencia son radiaciones electromagnéticas que oscilan simultáneamente en el campo eléctrico y magnético. Es una tecnología capaz de entregar la energía selectivamente en la dermis profunda y en las capas subdérmicas mientras se protege la epidermis y así poder luchar contra la flacidez y la celulitis.

¿Cómo actúa la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia produce un calentamiento profundo que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo. Un calentamiento que podríamos decir va de dentro hacia fuera. Dicho calentamiento va a favorecer:

  • El drenaje linfático, lo cuál permitirá disminuir los líquidos y las toxinas en el que se encuentran embebidos los adipositos del tejido afecto de celulitis.
  • Un aumento en la circulación de la zona que permitirá mejorar el metabolismo tanto del tejido graso subcutáneo como la mejora del aspecto de la piel acompañante.
  • La formación de nuevo colágeno, tanto en la piel como en el tejido subcutáneo, permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza gracias a la reorganización de los septos fibrosos y engrosamiento dérmico suprayacente.
  • Y por último tras la lesión térmica controlada con retracción del tejido hay una respuesta inflamatoria que se verá acompañada de migración de fibroblastos, lo cual reforzará aún más la estructura de colágeno, dando como resultado un rejuvenecimiento de la zona tratada.

En pocas palabras….

El aumento de temperatura en la dermis produce acortamiento de las fibras de colágeno existentes. Los fibroblastos, a su vez, estimulados por esta energía, generan nuevo colágeno remodelando los tejidos. Esta energía calórica tiene además un efecto desintoxicante y aumenta la nutrición y oxigenación de los tejidos al producir dilatación de los vasos que irrigan la piel.

Se lo conoce como lifting sin cirugía, no requiere de anestesia y no es invasivo. Se puede aplicar en cualquier sector del cuerpo, especialmente cara, cuello, abdomen, muslos y glúteos y es compatible con todos los tipos de piel. El paciente puede continuar con su vida normal después de la aplicación ya que no produce dolor, costras ni inflamación y no está contraindicado tomar sol con la protección adecuada.

La radiofrecuencia puede combinarse con otras técnicas como luz pulsada intensa, que mejora la textura de la piel y las pequeñas manchas y venitas de la cara, con peelings químicos, rellenos, toxina botulínica, etc. Deben ser realizados en diferentes tiempos y con una secuencia programada para conseguir un rejuvenecimiento armónico y perdurable, recuperando el óvalo y contorno facial en forma natural.

Indicaciones

  • Arrugas y líneas de expresión
  • Papada, mejillas, bolsas y ojeras
  • Envejecimiento de la piel
  • Flaccidez y falta de tono en cara y cuello

Si el paciente es tratado mediante una combinación de tres terapias realiza un verdadero lifting en tres niveles: a nivel del músculo, mediante electroestimulación; a nivel del tejido conectivo – dermis, mediante la aplicación de radiofrecuencia, y a nivel de la epidermis y de la dermis, con el uso de la Luz pulsada intensa (AFT).

La radiofrecuencia representa una alternativa para aquellas personas que no pueden o tienen dudas respecto a someterse a un tratamiento de cirugía estética, estando indicada tanto para el rostro como para todo el cuerpo.  El tratamiento por radiofrecuencia es capaz de combatir la flaccidez corporal leve a moderada y suavizar la flaccidez del rostro y cuello, elevar la zona de las cejas, mejorar arrugas y surcos faciales. Mientras que no debe plantearse como un substituto de la cirugía plástica, trabaja como un prolongador de sus resultados o puede retardar el tener que recurrir a ella.  El tratamiento por radiofrecuencia multipolar ofrece entre otras ventajas, estar indicado para ambos sexos, todo tipo de piel y no interfiere con otros tratamientos cosméticos

Resultados inmediatos de larga duración

El sistema multipolar proporciona una profunda penetración de la energía de la radiofrecuencia a la piel sin dañar los tejidos.  El tratamiento simultáneo de las capas superficiales y profundas de la piel disminuye el tamaño de las células adiposas, contrae las fibras de colágeno y promueve su  regeneración.  Los beneficios sobre la tensión de la piel y reducción en circunferencia pueden observarse  tanto a corto como largo plazo.

Tratamiento con radiofrecuencia

El procedimiento es sencillo. Se aplica sobre la piel limpia un aceite o gel conductor y se aplica la energía introduciéndola por medio de un cabezal de tratamiento que se mueve constantemente sobre la piel. La duración del tratamiento es variable dependiendo del área a tratar, suele realizarse en 25 ó 30 minutos.

Una vez terminada la sesión se aplica gel de aloe vera en las zonas tratadas y el paciente puede incorporarse a su vida cotidiana inmediatamente, evitando el sol y los UVA las siguientes 48 horas. Se recomienda beber abundante agua tras la sesión, ya que ayudará al resultado final.

El número de sesiones necesarias es variable y va a depender del estado de cada paciente y el nivel de exigencia del mismo, pero se consideran necesarias entre 4 y 6 en facial, y entre 6 y 10 en tratamientos corporales. El procedimiento es bien tolerado y no precisa anestesia. Se siente calor y, en personas con celulitis muy dolorosas, se puede sentir un poco de dolor a la fricción del cabezal en ciertas zonas.

Los efectos secundarios de la radiofrecuencia son:

  • Enrojecimiento y edema tras la sesión (son transitorios, pero presentes habitualmente).
  • Alguna pequeña equimosis en zonas de fragilidad capilar (poco frecuente).

El tratamiento con radiofrecuencia está contraindicado en:

  • Embarazo y lactancia.
  • Portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfribriladores o cardioversores.
  • Cardiopatías graves.
  • Alteraciones de la coagulación.
  • Enfermedades del tejido conectivo y neuromusculares.
  • Cáncer.
  • Tampoco son buenos candidatos pacientes con sobrepeso importante.
  • Implantes de colágeno recientes.

WhatsApp 2281278983

Llama Ahora 8182385